Para establecer el reparto de gastos que dispone una intercomunidad de propietarios debemos de conocer como se encuentra constituida, ya que si la comunidad está constituida por bloques independientes, disponiendo cada bloque de un CIF, éstos disponen del 100% del coeficiente de participación, funcionando cada uno de ellos de forma independiente.
Al tratarse de una intercomunidad, salvo en ciertas ocasiones, el reparto de gastos (luz, limpieza, piscina comunitaria, conserje, mantenedor, jardinería, seguro intercomunitario, etc.) se le repercute a cada uno de los diferentes bloques que la componen , es decir que cada uno de los bloque en su presupuesto de gastos tienen establecido una partida llamada gastos de la intercomunidad. Desde Marefincas aconsejamos a todos nuestros clientes éste tipo de reparto de gastos, ya que consideramos que es más justo, eficiente y productivo para la intercomunidad.
Existe otro reparto de gasto, menos común, pero no deja de ser una realidad en algunas intercomunidades. El reparto se establece en función del coeficiente de participación total de la comunidad, por lo que cada uno de los vecinos que componen la intercomunidad, ya sean pisos o locales disponen de dos cuotas de comunidad, una relativa a sufragar los gastos de su comunidad de propietarios y otra relativa a sufragar los gastos de la intercomunidad.
El reparto de gastos en una intercomunidad de propietarios es independiente a la constitución de la misma, ya que si una intercomunidad de propietarios dispone de cinco bloques disponiendo cada uno de ellos de un CIF más el CIF de la intercomunidad, dicho núcleo residencial debe disponer de 6 órganos de gobiernos (cada uno de los bloque más la intercomunidad de propietarios), tanto es así que es bastante común que el administrador de la intercomunidad y de alguno de los bloque sea distinto.

Folder Name